¿Cuál es el insecto más pequeño de todos?

Ya podéis dejar de buscar en vuestro jardín, porque el insecto más pequeño del mundo no lo vais a poder encontrar, y aunque lo encontráseis… no sería visible a simple vista.

Los insectos más pequeño del mundo pertenecen a la familia Mymaridae, a la que pertenecen más de 100 géneros y 1.400 especies de avispas calcidoideas (un tipo determinado de insecto, para no alargarnos demasiado) que son completamente parásitas y dependen de los huevos y larvas de otros insectos para su supervivencia. Se las suele llamar “Fairyflies” que en español sería algo como “Moscas-hada”.

Estas moscas, aunque muy diminutas, juegan un papel crucial en el equilibrio de los ecosistemas. Han sido usadas en varias ocasiones para controlar plagas de cultivos gracias a su ciclo de vida: ya que se alimentan y ponen huevos en huevos de otros insectos pueden eliminar directamente el foco de la amenaza.

Pero vamos a lo que nos interesa: ¿cuál es el insecto más pequeño? Ese récord lo posee la especie Dicopomorpha echmepterygis, y, en particular, el macho. Esto se debe al marcado dimorfismo sexual de la especie: esto quiere decir que hay diferencias notables entre el macho y la hembra. En este caso el macho es un 40% más pequeño que la hembra. Los huevos y larvas son notablemente más pequeños pero para esta entrada solo hemos tenido en cuenta el tamaño de los insectos en fase adulta.

La especie Dicopomorpha echmepterygis es el insecto más pequeño del mundo.
Ejemplar de Dicopomorpha echmepterygis

Esta especie, al igual que las demás de su género se aparea en huevos de otros insectos y muere exactamente después. Los huevos eclosionan y se alimentan de los huevos parasitados. A veces la naturaleza es cruel…

El tamaño del macho de esta especie es lo que la caracteriza. Su cuerpo mide 0,14 milímetros (o sea, 0,00014 metros) siguiéndolo de cerca la familia Tinkerbella que solo contiene una especie, Tinkerbella nana con un tamaño de 0,25 milímetros.

 

¡Qué Curioso!


Fuentes