Las galletas de la suerte que acertaron la lotería

Las galletas de la suerte o de la fortuna son un tipo de galleta hornada típica y originaria de China que llevan en su interior un papelito que supuestamente dictan tu fortuna a corto plazo. Una vez acertaron… ¡y a lo grande!

Galletas de la suerte china

El gran premio de las galletas de la suerte

Fue un día cualquiera cuando ocurrió: varias personas de Estados Unidos decidieron probar suerte con las galletas de la fortuna después de su comida. Dentro de la galleta había un papelito en el que ponían los supuestos números ganadores de la Powerball (juego de lotería ofrecido en 44 estados de EE.UU), algo típico que suelen poner en las galletas, salvo que esta vez, las galletas acertaron.

El Powerball es un juego de lotería ofrecido en 44 estados de EE.UU que consiste en 5 números y un sexto, llamado “powerball”. Por un dólar más se opta a otro número más, el “Power Play”, un número multiplicador que varía del 2 al 5. Esto quiere decir que con este número extra el premio puede ser de 2 a 5 veces mayor.

Un total de 110 personas probaron suerte en la lotería con los números de las galletas ganando un premio base de 100.000 dólares (premio por acertar los primeros cinco números). 21 de esas 110 personas optaron al multiplicador Power Play, que para mayor fortuna aquel día tocó al 5. ¡Esto quiere decir que en vez de 100.000 ganaron 500.000 dólares!

Sin embargo, ese era el segundo premio y no el primero, que ascendía a la astronómica suma de 25,5 millones de dólares estadounidenses. Los números de la galleta eran: 22, 28, 32, 33, 39 y 40 para el Powerball, el Powerball del primer premio era 42.

¿Fraude o no?

A la asociación de lotería de Estados Unidos ya le parecía mucha coincidencia, así que se puso manos a la obra para descubrir el motivo por el que tanta gente compró el mismo número, cuando por lo general el segundo premio no llega a cinco ganadores. Cuando lo descubrieron aceptaron el reparto de los premios, ya que todo fue fruto de la coincidencia (¡o de la suerte!) y no un fraude.

 

¡Qué Curioso!


Fuentes