¿Cómo funcionan los códigos de barras?

A cualquier tienda que vayamos, ahí los encontraremos: desde que se popularizaron, los códigos de barras y las tiendas se han convertido en compañeros inseparables, pero… ¿cómo funcionan exactamente?

Códigos de barras

El origen de los códigos de barras

Nos remontamos a 1948, año en el que el director de un supermercado inspiró a dos hombres para buscar una manera de hacer las compras más rápidas. Estos dos hombres eran Joe Woodland y Bernard Silver, que en 1949 se pusieron manos a la obra y pidieron una patente que les fue concedida en 1952. El dispositivo que habían creado leía códigos de barras de forma circular usando una bombilla incandescente de 500 vatios y un osciloscopio. (todo el dispositivo tenía el tamaño de una mesa)

Según cuenta Woodland, la idea del código de barras se le ocurrió haciendo líneas en una playa de Miami, diseño que más tarde cambió por el circular. Según él, funcionaba mejor y era más estético.

Pero cometieron el error de llegar demasiado pronto, todavía no se disponía de las herramientas para usar la tecnología a gran escala: el láser llegaría en 1960 (para escanear los códigos) y los miniordenadores poco después (para almacenar información).

Código de barras circular
El código de barras original, con forma circular.

No fue hasta 1972 cuando se instalaron las primeras máquinas en supermercados Kroger, leían códigos de barras de forma circular, pero había que mejorar el sistema, había que hacerlo global, hecho que llegó 4 años después cuando George Laurer mejoró el sistema dando lugar a los códigos de barras que conocemos hoy en día.

¿Cómo funcionan los códigos de barras?

Lo primero que debemos saber es que los escáners no leen las líneas negras sino los espacios blancos que hay entre medias.

Lo segundo es que nos hacen falta un ordenador para guardar la información sobre los productos (el “stock”, el precio del producto y su código) y un escáner que nos lea los códigos. Teniendo esto claro, vamos allá.

Los códigos de barras son simplemente una serie de números del 0 al 9 representados por una serie de líneas. Cada número está formado por dos líneas de distinto grosor que dan lugar a un curioso abecedario de números. Para conocer el número que hay detrás de cada código basta con mirar debajo de ellos, ya que vienen escritos por si se da algún fallo.

Cada código está compuesto por 3 partes: la primera nos indica el país de procedencia, la segunda el nombre de la compañía y la tercera el producto.

Al pasar el escáner por el código, las líneas blancas y negras reflejan la luz del láser a un dispositivo que mide las diferencias de luminosidad (el blanco refleja más luz que el negro) y manda señales a un circuito que las convierte en números binarios. Lo único que falta es pasar de binario a decimal, tarea que realiza un microordenador incorporado en el escáner.

Vamos a poner un ejemplo: █   █   ███   █ 

El escáner pasaría a traves de las líneas y el circuito mandaría una señal on-off (apagado, apagado, encendido, apagado, encendido, apagado, apagado, apagado, encendido, apagado) que pasaría a binario (0010100010) y luego a decimal. El número obtenido es 162.

 

¡Qué Curioso!


Fuentes