Sentarse. Recto.

Puede sonar a tontería pero sentarse recto mejora el humor, aumenta la autoestima y te hace sentir más capaz. Lo de la espalda ya lo sabíamos todos…