Barbados Granada, el partido de fútbol más surrealista

Si hay algún partido que se lleva la palma por ser el más ridículo y surrealista, es el Barbados Granada, partido que se disputó entre estos dos países en 1994.

Pelota de fútbol (Barbados Granada)

Este partido, si bien es bastante desconocido por la gran mayoría de la gente, es de los más extraños que se recuerdan, ya que en él se dejó de aplicar toda lógica a lo concerniente al fútbol. Veamos como pasó todo esto.

Se disputaba el último partido de la fase de grupos de la Copa del Caribe, y Barbados tenía que ganar a Granada por dos goles para llegar a la final. Según las reglas del torneo, ningún partido podía acabar en empate, así que se aplicó la regla del “gol de oro”. Según esta regla, el gol valía doble, así que quien metiese en la prórroga pasaría a la final.

En el partido, Barbados iba ganando 2 a 0. Un tiempo después, a 7 minutos de acabar el partido marcaba Granada. Teniendo en cuenta los dos goles a favor que tenía Granada al principio, el marcador final concedería la derrota a Granada, pero pasaría a la final y Barbados se vería fuera de ella.

Barbados lo tenía muy complicado para poder meter un gol, ya que Granada se colocó en una posición defensiva. Así que un avispado jugador barbadense tuvo una gran idea: meter un gol en propia puerta. Con este acto el marcador quedaría en 2-2, y el partido se alargaría con la prórroga, concediendo a Barbados la posibilidad de ganar marcando el “gol de oro”.

Ahora viene la parte más absurda de toda esta historia. Los jugadores granadinos, sorprendidos al principio, pronto se dieron cuenta de las intenciones de su rival. Ahora, Granada tenía que marcar un gol, y no importaba en que portería, en ambos casos ganarían. Pero, Barbados ya se había anticipado a este movimiento y sus jugadores se dieron prisa para defender ambas porterías. Y lo consiguieron.

Llega la prórroga y pasados cuatro minutos un jugador barbadense marca el “gol de oro” que finalmente otorga la victoria a Barbados (4-2), dando fin al Barbados Granada, el partido más emocionante y absurdo que se conoce.

¡Qué Curioso!


Fuentes