La piedra de los doce ángulos de Cuzco

Antiguamente, era común construir edificios como casas, templos o incluso acueductos usando solo rocas del entorno, sin utilizar ningún tipo de mortero o cemento y que en la mayoría de los casos no se tallaban. Piedra (o pared) seca es el nombre que recibe esta técnica de construcción, que tiene su origen en el neolítico, cuando el hombre empezó a vivir en pequeñas poblaciones. La sencillez y utilidad de esta técnica permitía construir edificios rápidamente. Uno de los ejemplos más claros de está técnica es la “piedra de los doce ángulos”.

Piedra de los doce ángulos, Cuzco, Perú
Se pueden apreciar los restos de un grafiti.

¿Qué puede tener de especial una piedra? A primera vista, nada, pero la piedra de los doce ángulos es tan especial por varias razones. La piedra está situada en Cuzco, Perú, y el motivo por el que recibe ese nombre es evidente, pero hay que resaltar que la piedra tuvo que ser tallada cuidadosamente para sostener la estructura que componía, en este caso, un antiguo muro. Sin embargo, el hecho de tener 12 ángulos no es tan importante como puede parecer en un principio, al lado de esta piedra hay varias más que tienen 13 e incluso 14 ángulos, aunque son de menor tamaño, peso, e importancia.

La primera de las razones es que la piedra es un claro ejemplo de la técnica de construcción inca: la piedra está formada por diorita verde, un material comúnmente utilizado por los incas para todo tipo de construcciones. En nuestro caso, si la piedra se quitase, se vendría todo el muro (y el edificio que sostiene) abajo: tal es su importancia.

Otra razón es su “perfección“: la precisión con la que la piedra fue tallada para encajar en el muro con las demás rocas. Puede ser algo difícil de percibir a través de una foto, pero se pueden ver claramente los cortes rectos en la roca. Por este motivo se la considera una obra de ingeniería notable.

La piedra pesa unas 6 toneladas (para la época, es una bestialidad. incluso actualmente es una cifra nada despreciable) y se usó hace más de 500 años en la construcción del palacio de Sinchi Roca, antiguo gobernante de Cuzco. En la actualidad el Palacio Arzobispal está en su lugar.

La piedra de los doce ángulos es una piedra situada en Cuzco, Perú, conocida por la precisión con la que fue tallada a pesar de su enorme peso (¡6 toneladas!)

Algo realmente sorprendente y que pasa desapercibido es que las piedras del muro forman “diseños”. Las piedras están colocadas de tal forma que si te fijas en ellas se puede ver la forma de un puma y una serpiente, animales sagrados del Imperio Inca.

Desgraciadamente, la piedra de los doce ángulos fue pintada con grafiti en 2014. La pintada era de color rojo y se pudo borrar parte de ella, pero no toda, por lo que si os fijáis en la foto de la piedra, podréis ver cómo quedan restos de pintura roja.

La piedra goza de gran fama en Cuzco y en Perú, donde es considerada Patrimonio Nacional, pero apenas se la conoce en el resto del mundo.

¡Qué Curioso!


Fuentes