El parásito gatuno que infecta a los humanos

Es muy común hoy en día tener un gato en casa. Estos animales son dóciles, perezosos y nos alegran el día, pero muchos de estos compañeros alojan amiguitos muchísimo más pequeños: unos parásitos (toxoplasma gondii) que son los culpables de la toxoplasmosis. Este parásito gatuno puede llegar a ser muy peligroso, ya que también es capaz de infectarnos a nosotros.

Parásito gatuno - toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad leve que pasa desapercibida fácilmente, pero que puede ser muy peligrosa para el ser humano y para el propio gato. Los seres humanos más afectados son los fetos, los bebés y personas con las defensas inmunológicas bajas. Se calcula que un tercio de la población mundial está afectada por toxoplasma gondii.

Este parásito solo es capaz de reproducirse cuando están en el interior de un gato, pero puede infectar a muchas otras especies, como a nosotros los humanos, o a ratones. Por ello, el parásito debe, a toda costa, conseguir alojarse en algún gato, y para lograrlo tiene un mecanismo muy eficaz e interesante.

El parásito infecta la zona del cerebro que se encarga del temor a las cosas. Con la zona ya infectada, las especies afectadas por el parásito piensan más lentamente y le pierden el miedo a muchas cosas. Un ejemplo claro está en los ratones y las ratas: al ser infectados por el parásito, pierden el miedo a los gatos y se acercan a ellos, una vez dentro del gato el parásito se puede multiplicar rápidamente, un plan perfecto.

Ciclo del parásito gatuno que provoca la Toxoplasmosis
Ciclo del parásito gatuno que provoca la Toxoplasmosis

Últimamente hay muchos estudios sobre esta enfermedad, ya que nadie se esperaba la cantidad de gente afectada y posibles síntomas que podía causar. Estudios recientes revelan que la toxoplasmosis influye directamente en la salud mental de las personas, aumentando el riesgo de padecer enfermedades mentales como la esquizofrenia o la depresión.

Aunque, eso sí, falta mucho por investigar todavía, y los investigadores no se ponen de acuerdo del todo.

¡Qué Curioso!


Fuentes